Ptosis palpebral: Tratamiento y Consejos Utiles

Editorial

Te mantenemos al tanto de todas las novedades.

En este artículo, te explicaremos qué es la ptosis palpebral, cuáles son sus causas, síntomas y complicaciones, y qué opciones de tratamiento existen para corregirla. También te daremos algunos consejos útiles para prevenir y cuidar esta afección. Al final, encontrarás una conclusión con las ideas principales del artículo.

La ptosis palpebral es una condición que se caracteriza por la caída del párpado superior, ya sea en uno o en ambos ojos, por debajo de su posición normal. Esto puede afectar la visión, la apariencia y la autoestima de las personas que la padecen. Además, puede ser un signo de alguna enfermedad subyacente que requiere atención médica.

¿Qué es la ptosis palpebral y qué la causa?

Es el descenso anormal del párpado superior, que puede cubrir parcial o totalmente la pupila, dificultando la visión. La ptosis puede ser congénita o adquirida, y puede afectar a uno o a ambos ojos.

La ptosis congénita

es aquella que está presente desde el nacimiento o se desarrolla durante la infancia. Se debe a un desarrollo defectuoso del músculo elevador del párpado, que es el encargado de levantar y mantener el párpado en su lugar. La ptosis congénita puede estar asociada a otras anomalías oculares, como el estrabismo, el ojo vago o la ambliopía, que pueden comprometer el desarrollo visual del niño.

La ptosis adquirida

es aquella que se presenta en la edad adulta, y puede tener diversas causas, entre las que se encuentran:

El envejecimiento

Con el paso de los años, el músculo elevador del párpado puede debilitarse o estirarse, provocando la caída del párpado. Esta es la causa más común de ptosis adquirida.

El traumatismo

Una lesión en el párpado, el ojo o el nervio que controla el músculo elevador puede causar ptosis. Por ejemplo, un golpe, una quemadura, una cirugía o una inyección de botox pueden dañar el párpado o el nervio.

La enfermedad

Algunas condiciones médicas pueden afectar el funcionamiento del músculo elevador o del nervio que lo inerva, causando ptosis. Entre estas enfermedades se encuentran la diabetes, la hipertensión, el accidente cerebrovascular, la miastenia gravis, el síndrome de Horner, el tumor cerebral o el aneurisma.

La alergia

Una reacción alérgica puede provocar inflamación, enrojecimiento y picazón en los párpados, lo que puede hacer que se caigan temporalmente.

¿Qué síntomas y complicaciones tiene la ptosis palpebral?

El síntoma principal de la ptosis palpebral es la caída del párpado superior, que puede variar en grado y afectar la visión. Dependiendo de la severidad de la ptosis, la persona puede tener dificultad para ver de cerca o de lejos, o puede tener un campo visual reducido. Esto puede interferir con las actividades cotidianas, como leer, conducir o trabajar.

Además, la ptosis palpebral puede causar otros síntomas, como:

Fatiga ocular

La persona puede sentir cansancio o dolor en los ojos, debido al esfuerzo que hace para mantenerlos abiertos o para compensar la visión borrosa.

Dolor de cabeza

La persona puede sufrir de cefaleas o migrañas, debido a la tensión que genera la ptosis en los músculos de la frente y las cejas.

Irritación o sequedad ocular

La persona puede tener los ojos rojos, llorosos o secos, debido a la exposición excesiva o insuficiente de la córnea al aire.

Alteración de la apariencia

la persona puede sentirse acomplejada o avergonzada por su aspecto, ya que la ptosis puede dar una impresión de tristeza, cansancio o envejecimiento.

La ptosis palpebral también puede tener complicaciones a largo plazo, especialmente si no se trata adecuadamente. Entre estas complicaciones se encuentran:

Pérdida de la visión

La ptosis puede provocar una disminución progresiva de la agudeza visual, e incluso llegar a causar ceguera, si el párpado cubre totalmente la pupila y no permite el paso de la luz al ojo.

Ambliopía

La ptosis puede causar que el ojo afectado no se desarrolle correctamente, y que el cerebro le dé preferencia al ojo sano, provocando una pérdida de la visión en el ojo afectado. Esto se conoce como ojo vago o ambliopía, y es más frecuente en los niños con ptosis congénita.

Estrabismo

La ptosis puede causar que el ojo afectado se desvíe hacia adentro o hacia afuera, perdiendo el alineamiento con el ojo sano. Esto se conoce como estrabismo, y puede provocar visión doble o falta de profundidad.

¿Qué opciones de tratamiento existen para la ptosis palpebral?

El tratamiento de la ptosis palpebral dependerá de la causa, el grado y las complicaciones de la misma. El objetivo del tratamiento es corregir la caída del párpado, mejorar la visión y la apariencia, y prevenir o tratar las posibles complicaciones.

El tratamiento de la ptosis palpebral puede ser médico o quirúrgico, según el caso. A continuación, te explicamos las principales opciones de tratamiento:

Tratamiento médico

Consiste en el uso de medicamentos, gotas, parches o gafas para tratar la causa o la complicación de la ptosis. Por ejemplo, si la ptosis se debe a una enfermedad como la diabetes, la hipertensión o la miastenia gravis, se debe controlar la enfermedad con el tratamiento adecuado 

Tratamiento quirúrgico

Consiste en una intervención quirúrgica para reparar el músculo elevador del párpado o para suspender el párpado de la ceja. El tipo de cirugía dependerá de la severidad y la causa de la ptosis. La cirugía se realiza con anestesia local o general, y tiene una duración de entre 30 y 90 minutos. La cirugía puede mejorar la visión y la apariencia, pero también tiene algunos riesgos, como infección, hemorragia, cicatriz, asimetría o recurrencia de la ptosis.

¿Qué consejos útiles se pueden seguir para prevenir y cuidar la ptosis palpebral?

La ptosis palpebral no siempre se puede prevenir, ya que puede deberse a factores genéticos, congénitos o inevitables. Sin embargo, existen algunos consejos útiles que se pueden seguir para reducir el riesgo de padecerla o para cuidarla si ya se tiene. Estos son algunos de ellos:

Consultar al médico

si se observa una caída del párpado, se debe acudir al médico para que realice un diagnóstico y un tratamiento adecuados. El médico puede derivar al paciente a un oftalmólogo o a un cirujano plástico, según el caso. Es importante no automedicarse ni recurrir a remedios caseros sin supervisión médica.

Seguir el tratamiento

si se tiene ptosis, se debe seguir el tratamiento indicado por el médico, ya sea médico o quirúrgico. Se debe cumplir con las citas de control, las indicaciones de medicación, las medidas de higiene y los cuidados postoperatorios. Se debe evitar el uso de lentes de contacto, maquillaje, alcohol o tabaco durante el tratamiento.

Proteger los ojos

si se tiene ptosis, se debe proteger los ojos de la luz solar, el polvo, el viento y otros agentes irritantes, usando unas gafas de sol o un sombrero. También se debe hidratar los ojos con lágrimas artificiales o suero fisiológico, para evitar la sequedad o la infección.

Ejercitar los ojos

si se tiene ptosis, se puede realizar algunos ejercicios oculares para fortalecer el músculo elevador del párpado y mejorar la circulación sanguínea. Algunos ejercicios son: parpadear rápidamente, cerrar y abrir los ojos con fuerza, mirar hacia arriba y hacia abajo, y mover los ojos en círculos.

Mejorar la alimentación

si se tiene ptosis, se debe consumir una dieta equilibrada y rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, que ayudan a mantener la salud ocular y a prevenir el envejecimiento. Algunos alimentos beneficiosos son: las frutas, las verduras, los frutos secos, el pescado, el huevo y el agua.

Evitar el estrés: si se tiene ptosis, se debe evitar el estrés, ya que puede agravar la caída del párpado y causar otros problemas de salud. Se recomienda practicar técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación, el yoga o el masaje.

Conclusión

La ptosis palpebral es una condición que se caracteriza por la caída del párpado superior, que puede afectar la visión, la apariencia y la autoestima de las personas que la padecen. La ptosis puede ser congénita o adquirida, y puede tener diversas causas, como el envejecimiento, el traumatismo, la enfermedad o la alergia. 

Puede causar diversos síntomas, como fatiga ocular, dolor de cabeza, irritación o sequedad ocular, y alteración de la apariencia. La ptosis también puede tener complicaciones a largo plazo, como pérdida de la visión, ambliopía o estrabismo.

La ptosis palpebral su tratamiento es según la causa, el grado y las complicaciones. Según el caso, el tratamiento puede ser médico o quirúrgico.

El tratamiento médico trata la causa o la complicación de la ptosis mediante el uso de medicamentos, gotas, parches o gafas. El tratamiento quirúrgico puede reparar el músculo elevador del párpado o suspender el párpado de la ceja.

¡Comparte la nota!
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn

Más notas de interés

Especialidades

Contactanos

Menu